Blogia
UMBRAL

SEFER GITAIM (3) / Lamek setita

 

LAMEK SETHITA.

Ahora bien, no debemos confundir a este Lamek Cainita hijo de Metusael y padre de Jabal y Naama, con Lamek Sethita hijo de Matusalem y padre de Noé. Son dos personajes completamente distintos, aunque ambos antediluvianos (Gn.4:18-24; 5:25-31). No solo sus personas son distintas, sino también sus personalidades, según la legendaria tradición que ha llegado hasta nosotros. Una cosa es Licaón, y otra cosa es Shuruppak.

De parte de Lamek Sethita se nos transmite en los Documentos de Qumram, específicamente en el 1Q20 o 1QapGn, llamado también Génesis Apócrifo, o Apocalipsis de Lamek, las preocupaciones y consultas de éste acerca del nacimiento de su hijo Noé por su mujer Bitenós. Dice en efecto una versión del mismo Texto:

-"He aquí que entonces pensé en mi corazón que la concepción era obra de los vigilantes, y la preñez de los santos, y que pertenecía a los gigantes. Mi corazón se transtornó en mi interior por causa de este niño. Entonces, yo Lamek, asustado, acudí a mi mujer Bitenós y le dije: -júrame por el Altísimo Gran Señor y Rey del universo y de los hijos del cielo, que me harás saber todo sin mentiras y sinceramente.- Entonces Bitenós, mi esposa, me habló reciamente y llorando así: -¡oh mi hermano y señor!, recuerda mi placer y el tiempo del amor, el jadear de mi aliento en mi pecho. Yo te contaré todo fielmente.- Se turbó mucho entonces mi corazón dentro de mi. Cuando percibió Bitenós mi mujer que mi semblante se había demudado, reprimió entonces su ira y me habló diciendo: -¡oh mi señor! recuerda mi placer; yo te juro por el Gran Santo Rey de los cielos que de ti viene esta simiente y embarazo, de ti la siembra de este fruto, y no de ningún extranjero, ni vigilante, ni hijo del cielo. ¿Por qué se altera y deforma tu rostro y tu espíritu se deprime? te hablo sinceramente.- Entonces yo, Lamek, corrí a Matusalem mi padre y le conté todo, para que lo supiera con certeza, ya que es amado y bienquerido y en su heredad le manifiestan todo. Cuando Matusalem lo oyó acudió a Enok su padre para conocer fielmente su voluntad. Y partiendo arriba a Parvaim dijo a Enok su padre: -no te enojes conmigo porque haya venido a ti.- Y recordando Enok los días de Jared su padre, le dijo: - No es de los hijos del cielo, sino de Lamek tu hijo, y yo te lo hago saber. Ve, dícelo a Lamek tu hijo. Cuando lo oyó Matusalem, lo habló con Lamek su hijo. Cuando yo, Lamek, lo supe alabé a Dios por lo que El hizo salir de mi".

En el Libro de los Jubileos (4:28) está escrito:

-"En el jubileo decimoquinto, en el tercer septenario, tomó por esposa Lamek a una mujer llamada Bitenós, hija de Baraquiel, su prima. Esta le parió un hijo en este septenario, al que llamó Noé, pues se dijo: -Este me consolará de todo mi pesar y de todo mi trabajo, así como de la tierra que maldijo el Señor".

La tradición del Diluvio de Noé es recordada en toda la tierra desde tiempos antiquísimos, incluso también de fuentes extrabíblicas. El sentido del nombre Noé, Nj (hebreo), es semejante al de Ziudsuddu (sumerio). El nombre Noé viene del verbo "naham" (consolar). El nombre de Noé en sumerio consuela por cuanto significa "ser duradero, que dura largamente, alargado en los dias de vida". El Noé sumerio, Ziudsuddu, según el Prisma W.B.62, es el mismo Ziusuddu o Ziugigu de las Tabletas de Nippur; Ziusudra (sumerio/acadio) de la Biblioteca Asiria de Teglatfalasar y las versiones de Abu-Salabih y Adab; el mismo Xixutro o Xisutros o Sisutros (caldeo) de la Babiloniaca del historiador caldeo Beroso; el mismo Atrakasis o Atra-Hasis de la Biblioteca de Asurbanipal en Nínive, llamado también el mismo personaje Atrakasis y Utnapishtim en la Epopeya de Gilgamesh (asirio); Manu (sánscrito) en el Satapatha Brahmana; Du Mu (chino suroccidental) entre los Lolos de Yun-Nam; Paupan Nan-Chaung (birmano) entre los Chingpan; Deucalión (griego) en Píndaro, Helénico, Platón, Aristóteles, Apolodoro, Ovidio, Luciano y Plutarco. Belgermer (escandinavo). En las tradiciones precolombinas mexicanas el personaje Noé es recordado como Coxcox, o Teocipactli, o Tepzi. Merewana (arawako), Sigu (ackawais) de Guyana; Uassu entre los pamaríes, abederíes y catusis; Tamandaré o Tamanduare o Tamendonare (tupí-guaraní); Trow entre los Dyak de Borneo, Tiu (maorí) en Nueva Zelanda, Lohero (kabadí) en Nueva Guinea, Noh (hotentote), Nu-u (Hawai) y Qat en la Melanesia.

Según el segundo de los Toledoth que Moisés incorpora inspiradamente en B’reshit, primer Rollo de la Torah, el Sefer Toledoth Adam, Noé es hijo del Lamek Sethita, no del Lamek Cainita padre de Jabal (Gn.5:28-30). Por tanto, Lamek Sethita se correspondería, en el sumerio del Prisma W.B.62, con Sukurlam de Surupak padre de Ziudsuddu héroe sobreviviente del Diluvio (Obsérvese la terminación "lam"). Este Sukurlam de Surupak es el mismo personaje Shuruppak (sumerio/acadio) de las Tablillas de Teglatfalasar, y de quien se conservan Tres Series de Consejos a su hijo Ziusudra en varias versiones. A su vez, El antecesor de Sukurlam de Surupak es, según los Prismas W.B.62 y W.B.444 en sumerio: Ubartutu de Surupak, el mismo Ubartutu padre de Shuruppak de las Tablillas de Teglatfalasar, el cual en la Epopeya de Gilgamesh es Ubaratutu progenitor de Utnapishtim, y en la Babiloniaca de Beroso se llama en caldeo Otiartes de Laranja. Este Ubartutu/Otiartes (sumerio/caldeo) se correspondería entonces con Matusalem padre de Lamek Sethita y abuelo de Noé.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres