Blogia
UMBRAL

CUMPLIMIENTO CÍCLICO

CUMPLIMIENTO CÍCLICO

Daniel 8


En la propia palabra se nos enseña a interpretar; entonces, para tener eso claro, vamos al “tercer libro de Salomón” que es Eclesiastés, porque Cantares era de la juventud, Proverbios de la adultez, y Eclesiastés de la ancianidad; y en éste libro de éste hijo de David,  rey sobre Israel en Jerusalem, él nos enseña algo por el Espíritu Santo, por el Espíritu de Sabiduría que Dios le dio, y como dice la Palabra, el Espíritu de Cristo que obraba en los Profetas. En el capítulo 1 vamos a ver un pasaje, y luego en el 3 vamos a ver otro pasaje; es decir, vamos a ver dos textos testigos inspirados por el Espíritu Santo, que nos dan ciertas llaves hermenéuticas para poder comprender algunas cosas; y las necesitamos, especialmente éstas que vamos a leer inicialmente en Eclesiastés, y que se relacionan también con Apocalipsis.

 
Entonces dice en el capítulo 1: 9-10: “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; Y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de lo que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido”. Entonces aquí Salomón nos enseña, nos muestra la Palabra del Señor algo que es importante: “¿Qué es lo que fue?”; o sea, nos pregunta acerca de cosas del pasado; pero dice: “Lo mismo que será.” Es decir, que las cosas que van a suceder en el futuro, ya sucedieron de alguna manera similar o semejante o tipológica en el pasado; entonces ese es un principio que Dios nos enseña. Dios no solamente nos habla a través de una profecía del futuro; sí hay profecía, pero también hay tipología, que también es otro método que Dios usa. Por ejemplo, ustedes ven la historia de Adán y Eva; pero cuando Pablo leía lo de Adán y Eva, Pablo veía claramente a Cristo y a la Iglesia; en Romanos dice Pablo que Adán es figura del que había de venir, o sea de Cristo; y también en 2ª Corintios y Efesios presenta a Eva como figura de la Iglesia. En Romanos, 2a Corintios, Efesios, Gálatas, Pablo consigue ver a Cristo en la historia de Adán, consigue ver a la Iglesia en la historia de Eva, consigue ver el nuevo y el antiguo pacto en la historia de Abraham y de Sara, consigue ver al que es nacido de la carne en Ismael y al que es nacido del Espíritu en Isaac. O sea que existe una tipología en la historia, existe una alegoría; dice: esto es una alegoría; no que no haya sido histórico, sino que aquella historia sucedió de esta manera, dirigida providencialmente por la mano de Dios, para proyectar una historia futura. En el futuro, por ejemplo, el Señor Jesucristo clamaría: “¿Dios mío, por qué me has desamparado? Mirad, pues, todos mis huesos, clavaron mis manos y mis pies…”; eso que iba a ser en el futuro, ya fue en el pasado; en el caso de David, aunque no fue de la misma manera, sin embargo, lo que vivió David, lo que vivió Isaac, lo que vivió Adán, que fue lo que vivieron otros como el hijo de David, Salomón, es figura. Muestra que la historia se repite; y esto es algo que ya lo dijo por el Espíritu Santo Salomón, y que también, incluso escritores no cristianos de entre los llamados escritores clásicos, también tuvieron ojos para ver esto en la historia.

 
Ustedes han oído del famoso Plutarco; Plutarco escribió una obra llamada “Vidas Paralelas”; esa obra está en casa; esa obra de Vidas Paralelas tiene lo siguiente: muestra la historia de un personaje histórico, y muestra la historia de otro, que fueron paralelos; tu veías que lo que aconteció con éste, aconteció también con éste otro; y menciona a fulano, a Alejandro Magno, a cualquier otro de esos personajes históricos, y hace una serie de comparaciones entre varios; toma a éste comparado con éste otro, y cuenta la historia de éste y cuenta la historia de este otro, y muestra cómo eran paralelas; y por eso él le llamó Vidas Paralelas; y esa es justamente la tesis de Plutarco, como la historia se repite, porque lo que sucedió con fulano, sucedió con zutano.

 

Y por eso hay en la Biblia tipologías. Por ejemplo, leemos la historia de Ahitofel, y ahí vemos a Judas Iscariote; leemos la historia de José, y ahí vemos a Jesús; José, vendido por casi 30 piezas de plata, fue rechazado por sus hermanos, y fue a parar a la cisterna; pero de ahí fue a la diestra de Faraón, para casarse con una esposa gentil, y por fin ser reconocido por sus hermanos; o sea que lo que pasó con José era una tipología de lo que iba a pasar con Jesús. Vemos a Isaac cargando la leña para ser sacrificado, y resultó que el que iba a ser sacrificado era él mismo, pero luego regresó como si hubiera resucitado de entre los muertos; una figura de Cristo ¿por qué? porque Cristo es la verdadera simiente de Abraham; y como Isaac era simiente de Abraham, entonces había una alegoría, y había una relación entre Isaac y entre Cristo; o entre Adán, por ejemplo, durmiendo herido en el costado para que le saquen una costilla y le hagan a Eva, como Cristo muerto en la cruz herido en el costado para que le salga sangre y agua para tener la Iglesia.

 

Entonces, ese es el principio de vidas paralelas, ¿se dan cuenta? Entonces tenemos la vida de uno con la de otro, y la de éste se parece con la de aquel, y la del otro con la del otro; si entendemos ese principio, y que ese principio lo captó incluso la razón natural, como en el caso de Plutarco, cuando escribió las Vidas Paralelas  cuando él vio eso; pero claro que Plutarco es apenas del tiempo de la generación de Cristo, por ahí por esas épocas de los clásicos; pero antes de Plutarco, ya Salomón habló de esto, ¿se dan cuenta? Salomón habló de esto; entonces, dice así: “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será”; o sea que lo que va a acontecer ya aconteció de cierta manera en el pasado. Si lo entendiéramos, como decía, entenderemos el caso de Daniel 8, de Antioco Epifanes y el anticristo.

O sea que una cosa es Dios enseñándonos por medio de profecía, más también por medio de parábolas, y por medio de tipología y alegoría; es decir, por vidas paralelas, ¿se dan cuenta? Y lo dice así: “¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará. Y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de lo que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido”; ya fue en los siglos que nos han precedido.

 

La Biblia dice que “en boca de dos o tres testigos conste toda palabra”; este principio que vemos en este pasaje del 1:9-10 de Qohelet, que es Eclesiastés, aparece también en el capítulo 3:14-15; vamos a ver a un segundo testigo sobre este principio. Eclesiastés 3:14-15: “He entendido…”,  note que eso fue algo que por el Espíritu captó Salomón, a quien Dios le dio sabiduría, “… que todo lo que Dios hace será perpetuo”; o sea que lo que Dios hace, lo hace siempre de una misma manera, porque él actúa según estos principios; si tú siembras una semilla, y ya está programado todo su desarrollo, se va a desarrollar; y tú sabes que después de las hojitas vienen las flores, y después los frutos ¿verdad? Entonces Él utiliza las parábolas, utiliza las cosas de la naturaleza, que siempre se repiten de la misma manera, que nos muestran una ley biológica, y esa ley biológica nos permite conocer como son las plantas; por ejemplo, como es el ciclo de vida de los animales, o de las parábolas que usó el Señor; el Señor usó parábolas del reno animal, como la de las ovejas, como son siempre las ovejas, como son las cabras, y también en lo vegetal, como es el trigo, como es la cizaña; y también hay parábolas del reino mineral, así como, por ejemplo, las piedras preciosas en el que el Señor puso los nombres de los apóstoles. Y entonces, hermanos, la biología, la tipología, nos muestran que las cosas siguen un ciclo; por eso aquí dice: “todo lo que Dios hace será perpetuo, sobre aquello no se añadirá ni de ellos se disminuirá; y lo hace Dios…”, note, ¿por qué Dios lo hace de ésta manera? Dice: “…para que delante de él teman los hombres”. Uno se queda admirado cuando ve que, por ejemplo, José vivió de ésta manera, y era un tipo de Cristo; que a Isaac le pasó esto, y le pasó a Cristo; que con David sucedió esto, y sucedió con Cristo; que Ahitofel actuó de ésta manera, y que Judas Iscariote actuó de esa manera. Entonces, cuando tú ves que Dios controla la historia, a pesar de que él deja en libertad a las personas, sin embargo Dios, en su providencia, sabe utilizar hasta el propio albedrio responsable de las personas, porque él prevé todo de antemano; entonces dice: “para que delante de él teman los hombres”. ¿Por qué temen los hombres?  porque ven que las cosas se mueven según ese principio; no que seamos unas máquinas; no estamos hablando de un principio de determinismo, en el sentido de que no exista libertad, no; sí existe libertad en los seres humanos; sin embargo, Dios conoce todas esas cosas de antemano y sabe usarlas sin violentar el albedrío humano; y usted ve que la historia se repite, y se repite, y se repite; y eso nos muestra lo que dice: “He entendido esto…”;  Salomón se dio cuenta de que las cosas sucedían de esa manera.

 

Hubo un Nimrod, que fue un primer tipo de anticristo, antes de los imperios mundiales; porque antes de que hubiera imperios mundiales, la primera llamada “civilización” fue la de los sumerios, que fue la de Nim-marad, que es otra manera de decir Nimrod en sumerio; y Nimrod fue el primer tipo de anticristo, que construyó ciudades- estado; pero él no construyó imperios, sino ciudades; y luego esas ciudades- estado llegaron a ser enemigas una de la otra, se peleaban, y a veces prevalecía Ur, después prevalecía Lagash, luego prevalecía Acad o cualquiera, o Erek, que es Uruk, que es el mismo Warka, y el mismo Unuk o Enok de Caín, que Caín le puso a su ciudad Enok, y de ahí viene Unuk, y de ahí viene Uruk, y de ahí viene Erek, y de ahí viene Warka, que luego fue más edificada; esta Erek primero fue fundada por Caín, pero después fue restablecida por Nimrod, un primer tipo de anticristo. Pero luego, y eso es lo que vamos a ver, y por eso estamos leyendo este principio, como aquello sería algo que iba como a tener una coronación de la iniquidad; porque ahí el trigo tipifica algo, y la cizaña también tipifica algo; el trigo se humilla, la cizaña se levanta; el trigo se humilla porque tiene alimento para el pueblo; la cizaña no tiene y se levanta ella misma; todas esas cosas son las que figuran algo; hasta los animales figuran algo; vemos, por ejemplo, que el Señor le mostró unos animales en una sábana a Pedro; y esos animales tipificaban a los gentiles; personas que son astutas como el zorro, o perezosas como el perezoso, o cuellos levantados como la jirafa, o andan en el lodo como el chancho; ¿se dan cuenta de que esas clases de animales muestran diferentes tipos de pecados? Entonces esa es otra manera de Dios enseñar.

 

 Existen, por ejemplo, esos que llaman presagios; que sucede alguna cosa, y ésto como que se asocia con ésta otra cosa. Por ejemplo, un presagio: se le prendió Saúl al manto de Samuel, y se le rasgó; entonces, así será rasgado tu reino, ¿se dan cuenta? Son cosas que con una se habla otra; porque Dios hizo al ser humano no sólo con la mentalidad cuadriculada del siglo XIX del racionalismo, o del siglo XVIII, sino que el ser humano ha tenido muchos tipos de maneras de entender, de comunicar, de pensamiento; y la Biblia es un libro más oriental que occidental; la Biblia no se escribió en la Alemania de Wellhaussen; la Biblia se escribió desde el tiempo de Moisés y aún antes, y del tiempo de los profetas, y por último, de los apóstoles; entonces abarca un pensamiento mucho más amplio que el meramente racionalista occidental, y utiliza ese tipo de entendimiento; y nosotros necesitamos captar eso, y ver esos principios escritos en la Biblia, y enseñados por Dios, y vistos como suceden, para que así nosotros sepamos que Dios usa ese estilo de enseñanza; si nosotros captamos eso, muchos problemas de la Biblia se van a resolver, cuando nosotros los leemos también con la mentalidad oriental, y no solo con la occidental.

 
Por ejemplo, viene Mateo y dice: “como está escrito: de Egipto llamé a mi hijo”; entonces Jesús se fue a Egipto, cuando sus padres se lo llevaron de niñito, para que no lo matara Herodes; y luego volvió de Egipto; pero ¿dónde está eso escrito? ¡Oh! está en el profeta tal; y cuando tú lees al profeta tal, ves que se está refiriendo a Israel, que estaba en Egipto, y Dios lo trajo a Israel para Canaán; entonces decimos: ¿por qué está aplicando Mateo esto a Jesús, si el profeta lo está aplicando a Israel? Entonces la mentalidad occidental no entiende que la mentalidad oriental piensa por analogía; o sea, así como Dios trajo a Israel de Egipto, así también trajo a Jesús de Egipto; así como Ahitofel traicionó a David, así también Judas Iscariote traicionó a Jesús; así como Antíoco Epifanes se hizo Dios manifiesto, y profanó el templo y el altar, y persiguió al pueblo de Israel, a los judíos, así mismo hará el anticristo; o sea que lo que ha de ser, lo del anticristo, ya fue, por ejemplo, en el tiempo de Antíoco Epifanes, porque Antíoco Epifanes fue un tipo del anticristo. Entonces ese es otro método que Dios usa para enseñarnos; como quien dice, aprende de la historia, para que no tengas que repetirla. Pero cuando tú miras como fue la historia, cómo se comportaron, y como fue la cosa, dices: ¡Ah! Así es que está sucediendo ahora, y así es que va a suceder en breve.

Esa es una manera que Dios utiliza, una analogía, que es también una tipología, una alegoría, una parábola, o un presagio, o una profecía claramente, o una enseñanza doctrinal clara. Todo eso lo utiliza Dios; si sabemos eso, podemos leer con más provecho a Daniel; no lo vamos a leer solo cuadriculadamente con la mentalidad racionalista del siglo XIX y siglo XVIII, sino que lo vamos a leer como el Espíritu Santo lo utiliza, con todos los aspectos del entendimiento humano a lo largo de la historia, porque la Biblia no se escribió solamente para la Alemania del siglo XVIII, sino que se escribió para todas las edades, para todos los países, para todas las culturas.

 
Entonces aquí en Qohelet vuelve y repite en el 3:15: “Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya”; ¿se dan cuenta? Lo que ha de ser, por ejemplo, lo del anticristo, fue ya; “Y Dios restaura lo que pasó”. Es como cuando estudiábamos aquí el Templo de Dios, y veíamos la escalera en caracol, que no se sube de una manera directa, sino volviendo a pasar una y otra vez por el mismo lugar hasta que llega al piso de arriba; y es la escalera, la subida en forma de caracol, no lineal, sino circular y avanzando. Entonces estos son los principios que estamos viendo en la misma Biblia: “lo que ha de ser, fue ya”. Entonces vamos a ver cosas que el Señor comienza a anunciar aquí por Daniel; porque por eso digo todas estas cosas, para poder ver el capítulo 8 de Daniel; estas son bases para entender Daniel 8 y Daniel 11. Sucede una cosa, y esa cosa cumple la profecía, por lo menos en parte; tú ves que la cumplió; pero después se cumple otra vez; porque la primera vez que se cumplió, el primer cumplimiento fue el tipológico, el que Dios utilizaría para enseñar a los que vendrían después.

Por ejemplo, sucedió en el tiempo de Acab lo que vivió Jezabel; y después Dios toma a Jezabel y la utiliza como una figura profética en el mensaje a Tiatira, ¿se da cuenta? Es una tipología la Jezabel antigua de la Jezabel de Apocalipsis; eso es lo que Plutarco llamaría vidas paralelas; pero antes de Plutarco, ya Salomón había hecho esto, y ya Dios lo hacía de esta manera en toda la Biblia. A veces inclusive Dios utilizaba hasta el parecido de una palabra. Por ejemplo, le mostraba una visión a Jeremías, y en esa visión él veía una determinada planta de almendro que se decía shaked; y como la pronunciación shaked se parecía a shoked, entonces asociaba el nombre shaked con shoked; y le decía: del norte se soltará el mal que ya se apresura, que es lo que se dice shoked; pero como esa planta se decía shaked, entonces usaba el shaked para aludir al shoked. Entonces, los que somos occidentales, a veces no entendemos ese tipo de mentalidad; pero en la Biblia existe esa manera de Dios enseñar, por asociación, por analogía, por tipología, y también por repetición de los acontecimientos.
Por eso, veamos en Apocalipsis un principio, que es exactamente éste que leemos acá, y que justamente tiene que ver con el capítulo 8 y después con el 11 de Daniel. Vamos ahora a Apocalipsis 17:7-8 para que ustedes vean que desde el principio de la biblia hasta el fin Dios utiliza ese método. Entonces Apocalipsis 17:7-8 dice: “Y el ángel me dijo: ¿por qué te asombras? Yo te diré el misterio…”; si él hubiera dicho solamente Babilonia, nosotros pensaríamos solamente en Babilonia; y hasta ahora algunos hermanos, especialmente el Hermano Lang, que también le sigue al hermano Benjamín Newton, y el hermano Cristian Chen, por ejemplo, ellos todavía utilizan Babilonia como si fuera la misma Babilonia antigua desde allá, desde Irak; pero cuando dice la Palabra: misterio Babilonia, ahí ya entran a jugar todos estos principios hermenéuticos; o sea que la Babilonia antigua era una figura de una Babilonia final que realmente era Roma; no era solo la Babilonia aquella antigua, sino que es Roma; pero como Babilonia fue la cabeza y la hechicera del pasado, así lo era Roma en tiempos de Juan en el Apocalipsis; entonces por eso Roma era como un misterio Babilónico; y entonces hay una analogía entre las dos.

Entonces aquí dice así: “Yo te diré el misterio de la mujer…”; no solamente la mujer, sino el misterio; o sea, hay una interpretación mística que usa también la mentalidad oriental; “…y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos”. Entonces la bestia es la que tiene siete cabezas y los diez cuernos, y la mujer es la que la cabalga, y la bestia es la que la trae. “La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo”. ¿Se dan cuenta del círculo en caracol? Era, ya aconteció; lo que ha de ser: la que va a subir del abismo; ya era antes, pero ahora todavía no es, pero ya fue; pero también va a volver a ser. La bestia que viste es la final, era; o sea, ya en el pasado hubo un cumplimiento tipológico; pero ese cumplimiento era sólo el tipológico; o sea, sólo el primario, no el definitivo y final; porque el definitivo y final será en el futuro; es lo que ha de ser; pero lo que ha de ser, fue ya.

Entonces la bestia que va a subir, ya era antes; pero ahora no es todavía, sino que va a ser después. Entonces sigue diciendo así: “…e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida, sea sombrarán viendo la bestia…”; pero el Espíritu Santo le dice: no digas solo: la bestia; Juan, di: “La bestia que era, y no es, y será”. ¿Si se dan cuenta de cómo habla? ¿Por qué no dijo sólo la bestia?, si se está refiriendo a la bestia; porque se está refiriendo a la bestia que era antes de Juan, pero que no era en el tiempo de Juan, pero que sería después del tiempo de Juan. Porque el Señor está usando ese principio: lo que ha de ser, fue ya; la bestia que va a ser, ya fue en el pasado, ya hubo un cumplimiento tipológico, y por tanto, se ha de estudiar la historia; vemos el paralelismo de lo que aconteció, porque Dios nos quiere enseñar acerca del futuro, con el pasado; por eso la Biblia dice: “…y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”. ¿Ven el discernimiento que tenía Pablo? Pablo no veía el pasado como si no tuviera nada que ver con el presente, ni el futuro; estas cosas les acontecieron, o sea que hubo sucesos en el pasado que fueron gobernados por la providencia divina, utilizando la libertad de las personas, sin forzarlas, porque Él deja a los hombres libres, pero Él también gobierna circunstancias; hace que suceda ésto con esto, y teniendo en cuenta la libertad, juega con otros acontecimientos y circunstancias, y entonces después las cosas se repiten; son una proyección; son como un adelanto, una sombra, una imagen de las cosas que vendrían. Así fue el caso de Moisés; dice la Escritura: “Moisés fue fiel en la casa de Dios para testimonio de lo que se iba a decir”; lo que se iba a decir era algo para el futuro, pero se utilizaría lo que fue en el pasado. Y luego, manda Dios, por Romanos, y dice que lo propio del misterio del Nuevo Testamento se debe manifestar a los santos usando el Antiguo Testamento, las Escrituras de los Profetas (Rom.16:25,26). Entonces ya estaba escondido el misterio la tipología, sí, ya lo estaba; y Dios hizo que la historia del futuro aconteciera tipológicamente; realmente en cierta época, muy parecida con la final, para que a los del fin, a nosotros, los del tiempo del fin, aquella historia pasada nos sirva de ejemplo; “…éstas cosas les acontecieron como ejemplo; ellos vivían, y no se estaban dando cuenta de que ellos estaban viviendo de ejemplo para el futuro; pero Dios estaba con Su mano Poderosa y Soberana dirigiendo la historia, para enseñarle al futuro. O sea que no sólo las cosas acontecen, sino que acontecen como ejemplo; “… y están escritas para amonestarnos a nosotros, a los que han alcanzado los fines de los siglos”. O sea que todos los cumplimientos y los ejemplos anteriores, eran para ayudarnos a nosotros hoy a entender hoy; esas son herramientas para discernir las señales de los tiempos.

Entonces por eso dice: la bestia era; ¿por qué dice que era? Porque antes del tiempo de Roma, cuando era el tiempo de Grecia, en la vida de Antíoco Epifanes se cumplió parcialmente la profecía de Daniel 8 y de Daniel 11, de manera tipológica; no fue un cumplimiento final y definitivo, pero sí se cumplió. Si ustedes toman, por ejemplo, a nivel de historia, y no estoy aquí enseñando una doctrina de inspiración del libro de los Macabeos, pero el libro de los Macabeos leído como historia, y ustedes pueden leer en el libro de los Macabeos, tanto en el primero, como algunas partes del segundo, la historia desde Grecia hasta Antíoco Epifanes,  ustedes, al leer la historia de Antíoco Epifanes desde Alejandro Magno, que ahí cuenta esa parte de la historia que no está en la Biblia, pero ahí la cuenta el libro de los Macabeos, ahí usted descubre que Antíoco Epifanes cumplió parcialmente las profecías de Daniel capítulo 8. Pero luego el Señor Jesús dice: “Cuando vieres la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel…”, y se lo dice a la Iglesia, cuando ya había pasado el tiempo de Grecia, y el de Persia, y que ahora estaba en el de Roma, “…cuando vieres en el lugar Santo la abominación desoladora del que habló el profeta Daniel, (el que lee, entienda)…”, entonces ahí se da uno cuenta de que el Señor, aunque ya las cosas se habían cumplido en el tiempo de Antíoco Epifanes, sin embargo el Señor tomó la profecía y la aplicó para después; o sea que lo de Antíoco Epifanes no era un cumplimiento final, sino que era un cumplimiento tipológico, la bestia era, pero no era en el tiempo de Juan, pero iba a ser después con el anticristo; ¿se da cuenta? O sea que la vida del anticristo tiene su paralelo en Antíoco Epifanes; cuando nosotros vemos el estilo de Antíoco Epifanes, y los hechos de Antíoco Epifanes, Dios nos está mostrando al anticristo, así como cuando veíamos a José nos está mostrando a Cristo, cuando veíamos a Isaac, a David, nos está mostrando a Cristo; como cuando veíamos a Ahitofel nos está mostrando a Judas Iscariote; así como cuando leemos a Antíoco Epifanes Dios nos está hablando del anticristo también; ¿Se dan cuenta? No solamente nos está hablando de Antíoco Epifanes; Génesis no solamente nos habla de Adán, nos habla de Cristo; Génesis no solamente nos habla de Sara y de Agar, nos habla del nuevo pacto y del antiguo, nos habla no sólo de Ismael y de Isaac, sino de la Iglesia, de los que andar en la carne o en el Espíritu. Esa es una manera de Dios enseñar, que no es común en el Occidente, pero es lo más normal en el Oriente; y éste es un libro que nació en el Oriente. Entonces, si nosotros no tenemos presente esto, entonces nos confundimos; y por eso esos críticos alemanes, cuando veían que Antíoco Epifanes había cumplido por lo menos en parte las profecías de Daniel, dijeron: -Ah, entonces ese libro no es profético; eso fue algo que se escribió después de la historia de Antíoco Epifanes, y se escribió como si fuera una profecía, diciendo lo que iba a suceder, contando lo que ya sabían que había sucedido-. Así lo han dicho Porfirio y los críticos escépticos posteriores.

Eso es lo que hacen los críticos alemanes; y hasta nuestro hermano F. F. Bruce, que no es liberal ni modernista, sino que es un gran hombre de Dios, conservador, aún en eso se desvió él en el punto de Daniel; y en su libro acerca del Canon, que tiene sobre el Canon de las Sagradas Escrituras, que es preciosísimo, el único error que le encontré es no reconocer lo que Jesús sí reconoció; Jesús reconoció la profecía de Daniel como de Daniel; en cambio a él no le alcanzó la fe, por su ambiente occidental, para ver que se cumplió de una manera tan literal aunque parcial la profecía en tiempo de Antíoco Epifanes, que parecía que la hubieran escrito después que habían sucedido las cosas; sin embargo, la arqueología ha demostrado antes la existencia de Daniel y de las cosas de Daniel. En mi libro: “Roma en la profecía de Daniel”, hay una primera introducción, que se llama: “Nota Preliminar: Credenciales del Libro de Daniel ante la crítica”, para responder justamente a los ataques de los modernistas, que ahora el anticristo, lean bien, que ahora el anticristo, que va a empezar a crecer, seguramente, si ya lo han hecho en el pasado, con mucha más razón van a querer hacer uso ahora de la alta crítica modernista, para que nos confundamos y no creamos más en Daniel; ¿Se da cuenta? Van a usar eso los que abandonen el Santo Pacto. Entonces necesitamos estar claros en Daniel, y también conocer a nuestros hermanos conservadores, que han tratado a fondo, y han respondido a todas las críticas de los alemanes, y otras críticas de los ingleses, y otros, sobre Daniel. Entonces por ahora les recomiendo un libro, que son dos volúmenes, que están sólo en inglés hasta donde yo sé, pero que quizás algunos de ustedes lo necesiten; se llama: “Estudios en Daniel”, del hermano Robert Dick Wilson; es de lo más avanzado en Daniel que yo conozco; es un hermano que dedicó varios años de su vida a responder todas esas críticas malignas de los modernistas; los que no han tenido que luchar en esa área, ni se preocupan de esas cosas, hasta que no les caiga un cohete en medio de su tejado; y ahí se van a acordar; entonces por eso se lo estoy recomendando, previendo lo que el enemigo ya viene haciendo, y querrá hacer peor. Mientras tanto lean “Daniel en el foso de la crítica”, de Josh McDowell; muy bueno.

Entonces todo esto es para que veamos que Daniel sí es profético; el Señor Jesús lo consideró un profeta verdadero, tanto que el Señor Jesús lo usó para el futuro. Y luego viene el año setenta (70 d.C.), pongan atención a ésta parte, teniendo en cuenta el principio del cumplimiento cíclico; en el año setenta varias de las profecías de Daniel, que Jerusalem sería tomada, y que sería saqueada, se cumplió parcialmente en el año setenta; sí, ya se cumplió en el año setenta; pero luego viene el apóstol Juan en el Apocalipsis, en el año ochenta y seis, que es lo más tarde en que se puede poner Apocalipsis; ¿por qué? porque Juan escribió en la Isla de Patmos, y en el último año de Domiciano, que era el emperador que encarceló a Juan en Patmos, y  eso lo dice Ireneo, lo dice Justino Mártir, que eran hermanos muy cercanos a ese tiempo, y otros, que el Apocalipsis se escribió en el tiempo de Domiciano, en el año ochenta y seis murió Domiciano; entonces el siguiente emperador, que se llamó Nerva, libertó a los presos políticos que había puesto Domiciano; entonces Juan, que era un preso político, porque no había cometido ningún pecado, fue libertado; entonces el Apocalipsis, lo más tarde que se puede poner es en el año ochenta y seis. Y si lo ponemos en lo más tarde, quiere decir que diez y seis años después de cumplida la profecía de la destrucción de Jerusalem, como fue en el año setenta con Tito, vuelve otra vez en Apocalipsis 11 a profetrizar que la ciudad sería entregada a los gentiles; o sea que lo que había profetizado Daniel, que se cumplió parcialmente en el año setenta, se cumpliría otra vez en el futuro; ¿se da cuenta? Y si ustedes ven la historia de Jerusalem, no sólo una vez Jerusalem fue tomada y saqueada; fueron muchas veces en la historia; o sea que la profecía viene cada vez acercándose más hacia el final, cada vez se perfila más el cumplimiento final por medio de los cumplimientos típicos; pero tenía que haber un cumplimiento final; mientras que Israel no volviera otra vez a su tierra, todavía no eran cumplimientos finales; pero ahora Israel ya volvió otra vez a su tierra; en 1948 Israel fue otra vez una nación, en 1967 fue recuperada Jerusalem, en 1980 fue establecida capital eterna de Israel; entonces ya las cosas son para la generación final.

Entonces nosotros, que somos esa generación final, y ya yo soy abuelo, pero ya estamos viendo muchas cosas, las cosas anteriores nos enseñan las cosas actuales; o sea, las cosas que sucedieron, sucedieron como ejemplo, y están escritas para amonestar a los que hemos alcanzado los fines de los siglos. Entonces no hay que leer a Daniel capítulo 8 solamente desde el punto de vista historicista, como si todo tuviera que ver solamente con Antíoco Epifanes, porque el ángel Gabriel le advierte al propio Daniel que esa profecía es para el tiempo del fin, no para el tiempo de Antíoco Epifanes, sino el del fin, tiempo del fin; entonces ahí nos damos cuenta de que se cumplió en Antíoco Epifanes algo, y luego se cumplió una parte de lo de la ciudad en el año setenta; pero lo del anticristo, que tenía que cumplirse en el futuro, lo que pasó en Jerusalem se tiene que cumplir completa y definitivamente en la gran tribulación; lo que pasó con Jerusalem en el año setenta es una figura de la gran tribulación; una figura, como Antíoco Epifanes es una figura del anticristo, como Nimrod fue una figura del anticristo, como Ahitofel fue una figura de Judas Iscariote, como Adán fue una figura de Cristo, como Eva es una figura de la Iglesia. ¿Me entienden, hermanos? Entonces, si esto queda claro, podemos leer con mucho provecho Daniel 8, pero es lo mismo que leer sobre el tabernáculo.

Decía Pablo, enseñaba Pablo, que había varias maneras de leer a Moisés; que se podía leer Moisés del velo para afuera, o detrás del velo; algunos veían que sí, sacrificaron un cordero, y que por la sangre del cordero fueron salvos; pero ellos no veían a Cristo; y sí, fue sacrificado el 14 de Nisán, justamente un viernes a las tres de la tarde, y no veían a Cristo; pero decía Pablo: “pero cuando nos convertimos a Cristo, el velo es quitado” y comenzamos a ver a Cristo por todos lados; antes no lo veíamos, no era que no estaba, las cosas estaban escritas, pero nosotros veíamos del velo para afuera; cuando nos convertimos a Cristo, comenzamos a ver del velo para adentro, y empezamos a ver como ésto se corresponde con esto; lee esta palabra, y ésto se corresponde con aquello; así como se dice de estas mujeres son los dos pactos: Agar se corresponde con el Monte Sinaí en Arabia; esto corresponde con aquello; corresponde con, este es el principio hermenéutico, la correspondencia, ese paralelaje, esa tipología, esa alegoría, esa sombra, esa imagen de las cosas. Entonces, si esto lo entendemos, podemos leer Daniel 8.

 

Entonces, la bestia que era, ahora no es, dice Juan, pero que ha de subir; la bestia que era, y no es y será; lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó; si quedó claro ese principio, entonces podemos leer así como decía Moisés, una lectura historicista para el pasado, y una lectura espiritual para el presente. Cuando estábamos leyendo ahora la profecía que se cumplió con Antíoco Epifanes, que es una tipología del anticristo, ¿qué está haciendo Dios? nos está mostrando el ejemplo de lo que va a ser el gobierno del anticristo. Entonces por eso les recomiendo leer Macabeos, para que al leer Macabeos ustedes puedan ver cómo fue uno que es el tipo del anticristo. Bueno, entonces ahora sí regresemos a Daniel. Daniel 8; Dios no hace eso al principio, ¿ven? Dios al principio hace profecía simple; pero luego hace profecía con alegoría, con tipología, ¿se dan cuenta? Con proyección; porque el Señor es precioso al enseñar, y Él nos dio una mentalidad que puede captar esas cosas, ¿amén?

Entonces, en el capítulo 8, ya no era en el año primero, sino en el tercero; dos años después de la del 7; Dios le añade más detalles a la cosa, a la profecía; y vuelve a hablar otra vez de lo mismo, pero añadiéndole detalles; no es que vaya a hablar de otra cosa, no; va a hablar de lo que ya habló, pero primero puso una figura, cabeza de oro, Babilonia; después puso otra figura: un león con dos alas, pero es la misma cabeza de oro, también es Babilonia; ¿por qué no usó la misma figura? para enriquecer más, para dar más detalles, para dar más revelación; cambia la figura pero se refieren a lo mismo; por lo tanto, son dos figuras que se interrelacionan, complementan y se enriquecen mutuamente. Luego de Babilonia viene Medo- Persia; en el capítulo 2 Medo- Persia eran los pechos y brazos de plata de la estatua del sueño de Nabucodonosor; pero en el capítulo 7 era un oso que se alzaba más de un costado que del otro, y que tenía tres costillas en la boca; pero era el mismo imperio Medo persa; sólo que allá lo mostró con una imagen, y aquí lo mostró con otra imagen, para añadir revelación; ¿se dan cuenta? Pero ahora va a volver a hablar de Medo- Persia, y ahora ya va a usar,  no los pechos y brazos de plata, ni el oso, sino un carnero con dos cuernos; pero va a hablar de la misma cosa, pero usando otra figura, y añadiendo mas detalles, pero habla de lo mismo con varias figuras, con varias visiones. Entonces Dios da varias visiones para revelar más, no para confundir; son los de afuera los que se confunden; y los de adentro ven más; porque es como cuando Jesús dijo: ¿Con qué compararé el reino? Y dice el reino de los cielos es semejante a esto; y lo compara, por ejemplo, con el trigo y la cizaña, con una red, con una perla de gran precio; y todo está hablando de lo mismo, pero con ángulos distintos; y cada ángulo muestra un aspecto del reino; está hablando del mismo reino de los cielos: ¿A qué lo compararé? Con esto, y lo compararé también con esto, y con esto y esto. Y aquí hace lo mismo con Daniel; compara el imperio babilónico con la cabeza de oro, y con aquel león con dos alas; compara a los Persas con los brazos y pechos de plata, y lo compara también con el oso aquel con sus detalles, y lo comprara también con el carnero que va y viene para acá, y va y viene, pero ese carnero es el oso; entonces podríamos decir que es un “oso carnero de plata”, si habláramos así en lenguaje crítico; los de afuera no entenderían, pero todos nosotros sí entendemos. Lo mismo pasa con Grecia; era de bronce, y después pasa a ser un leopardo, y después un macho cabrío; pero el macho cabrío es el mismo leopardo, y el leopardo es el mismo ombligo, vientre y muslos de bronce; es lo mismo, pero mostrado con figuras distintas, pero hablando lo mismo. Entonces así hace Dios, hablando de lo mismo, pero de varias maneras; y con cada manera le añade un detalle.

Entonces vamos a ver esto desde acá; Daniel 8:1 dice entonces: “En el año tercero del rey Belsasar, me apareció una visión a mí, Daniel…”, ya no era un sueño, “…después de aquella que me había aparecido antes. Vi en visión; y cuando la vi, yo estaba en Susa…”, note, allá él estaba en el reino de Belsasar, que era en Babilonia, todavía no era Persia, pero en la visión él se encontró en Susa, que era capital en Persia; y empieza ahora en esta profecía a contar desde Persia en adelante; ya se encontró que estaba en Susa, como decir que estaba en Bogotá, o como dice tal hermano, que está en la Rodoviaria, en el terminal de transporte. “… estaba en Susa, que es la capital del reino en la provincia de Elam”, todo esto es en el Asia central. “Vi en visión, estando frente al rio Ulai…”, que es uno de los ríos de aquella región; “Alcé los ojos y mire, y he aquí un carnero que estaba delante del rio, y tenía dos cuernos; y aunque los cuernos eran altos, uno era más alto que el otro…”, como el oso que se alzaba más de un costado que del otro; ¿si ven la analogía? ¿Quién iba a pensar que un oso alzado de un costado más que del otro era lo mismo que un carnero con un cuerno más alto que el otro, pero que el otro creció después? Eso es analogía. “…y el más alto creció después”. Por eso ustedes ven que al principio es Darío el Medo el que  se toma a Babilonia, pero después aparece Ciro el Persa; porque Darío el Medo era un aliado de Persia, pero realmente el fuerte fue Ciro; pero el que hizo el primer trabajo fue Darío el Medo, que es distinto a Darío el Persa, que es otro Darío. “vi que el carnero hería con los cuernos al poniente”, o sea al occidente, “al norte”, o sea Asiria, Rusia; fue lo que hicieron justamente los Persas; “y al sur”; inclusive llegaban hasta el sur, Grecia, desde donde luego se pasó hacia Egipto.

Y dice: “y ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quien escapase de su poder; y hacía conforme a su voluntad, y se engrandecía”. Note que éste príncipe de Persia natural, según Daniel 10, estaba dirigido por un príncipe de Persia espiritual. En Daniel 10 aparece un príncipe de Persia que peleaba con el ángel, y vino Miguel y ayudó al ángel, y echó al príncipe Persa, al príncipe aliado de Satanás, porque el dragón tiene siete cabezas, siete príncipes de su consejo, y por eso la bestia también tiene siete cabezas, porque lo espiritual, los gobernadores de las tinieblas de este siglo, se expresan a través de las “civilizaciones” humanas; hay espíritus malignos. Hermanos, la política del mundo está muy vinculada con el ocultismo; y el mejor ejemplo lo vamos a ver con el anticristo, que se alzará hasta el ejército del cielo, y el mismo dragón, ya no un príncipe de Persia ni de Grecia, sino el mismo dragón le dará su poder y autoridad a la bestia; a la final la bestia; antes fue el príncipe de Grecia, que vino después del de Persia; la que era, pero no es todavía, pero la que ha de venir, la final, la definitiva; ya no será ayudado por uno de los amigos, de los principados, de los compinches del diablo mismo, sino por el mismo diablo, el dragón. Entonces vemos que las cosas no son solamente políticas; y por eso le digo a los hermanos que estamos considerando éstas cosas del fin, y todo lo que está pasando, no lo enfrente solo de una manera natural, porque no es con ejército, ni con espada, sino con el Espíritu; nuestra lucha no es contra los ejércitos naturales, sino contra lo espiritual; nuestra lucha es espiritual; y por eso no tenemos que ser confiados en nosotros mismos, porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, como cuando oraba y ayunaba Daniel; y mientras él oraba y ayunaba, en los cielos peleaban los ángeles, peleaban los ángeles. Cuando tú estás orando, ayunando, compartiendo la Palabra del Señor, los ángeles están luchando.

No tenemos que ver las cosas sólo en lo natural, sino en lo sobrenatural; hay un imperio Persa, y hay un príncipe de Persia demoniaco, hay una cabeza del dragón en el mundo espiritual, y una cabeza de la bestia en el mundo natural. ¿Se dan cuenta? existe esa correspondencia. Entonces vean acá; dice en el verso 4: “vi que el carnero hería con los cuernos al poniente, al norte y al sur, y que ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quién escapase de su poder; y hacía conforme a su voluntad, y se engrandecía”. Así como lo hace Satanás, lo hacen sus amigos, sus príncipes, y también los reyes de la tierra; y lo hará también el anticristo; es una frase típica de la naturaleza maligna, el ensoberbecerse, el engrandecerse, hacer según su voluntad. En cambio Jesús no hacía nada según su voluntad, ni se engrandecía, sino que se humillaba; son principios diferentes.

Mientras yo consideraba esto”, note, hay que considerar las cosas, considerar la historia, “…he aquí un macho cabrío…”; pero antes de leer lo del macho cabrío, vamos al verso 20: “En cuanto al carnero que viste, que tenía dos cuernos, éstos son los reyes de Media y de Persia”. Entonces, son los brazos y pechos de plata, son el oso que se alzaba más de un costado que del otro; ahí vemos que es la misma cosa. Ahora viene después de Persia, Grecia; cuando fue destruido el príncipe de Persia, ven cómo Dios cada vez que empieza a hablar va añadiendo cosas; al principio es tan sólo una estatua, después en el 7 ya son varias bestias; después vemos éstas otras bestias con éstos otros animales, y ves más tipología y más cosas; y al final ves con pelos, con uñas y señales. Pienso que la mayoría que lee esos capítulos no los entiende de primeras; de primeras no los entiende, porque se necesita mucho para entenderlos; pero los vas a entender si empiezas así, poco a poco, y vas comprendiendo la manera cómo Dios lo hace. Entonces, “Mientras yo consideraba esto, he aquí un macho cabrío venía del lado del poniente...”, o sea occidental; es la llamada cultura occidental, que es la cultura griega, que después fue llamada cultura greco-romana, que es la base del llamado Derecho Romano de Occidente, que seguramente acá los hermanos abogados han estudiado. Y por eso es que el cuerpo final de la bestia apocalíptica es de leopardo; toda su jurisprudencia y su jurisdicción es heredera de la llamada civilización greco-romana.

Ya cuando entiendes, con una sola figura el Señor habla muchas cosas; al decir que la bestia final tiene cuerpo de leopardo, ¡oh!, pero tiene pies de oso, ¡oh!, pero tiene boca de león, con esas imágenes Dios está diciendo muchísimas cosas, si llegas a entender lo que quiere decir ese leopardo, lo que quiere decir ese león, lo que quiere decir ese oso, cualquiera de las demás figuras. Entonces dice: “venía del lado del poniente sobre la faz de toda la tierra”, como volando casi, “sin tocar tierra; y aquél macho cabrío tenía un cuerno notable entre sus ojos”. Veamos el verso 21: “El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero”. O sea, el primer rey imperial de Grecia: Alejandro Magno; ¿Ya lo identificó? Entonces ahora seguimos, ahora ya estamos en el bronce, es un leopardo- macho cabrío de bronce. “Y vino hasta el carnero…”, esto fue lo que se llamaron las guerras médicas, las guerras de los Medos- Persas, con los Griegos. Fueron varias guerras; primero fue con Babilonia, y luego fue con Grecia al final.

Y vino hasta el carnero de dos cuernos, que yo había visto en la ribera del río, y corrió contra él con la furia de su fuerza”. Hace unos días, o meses, o años, ya no me acuerdo exactamente, con Betica y Mechitas vimos una película acerca de Alejandro Magno, al menos para entender la historia. “Y lo vi que llegó junto al carnero, y se levantó contra él y lo hirió, y le quebró sus dos cuernos, y el carnero no tenía fuerzas para pararse delante de él; lo derribó, por tanto, en tierra, y lo pisoteó, y no hubo quien librase al carnero de su poder. Y el macho cabrío…”, otra vez, “…se engrandeció…”; ¿Por qué? Porque es de otro príncipe de la misma calaña, del mismo grupo, del mismo bando del dragón; “…se engrandeció sobremanera”.

¿Qué hace el Señor cuando la gente se engrandece? Lo humilla. “Pero estando en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fue quebrado, y en su lugar salieron otros cuatro cuernos notables hacia los cuatro vientos del cielo”. Se da cuenta que también el leopardo tenía cuatro alas de ave; exactamente, la misma cosa. Entonces ahora empezamos a llegar aquí a ver una cosa muy importante; aquí empieza a añadir más detalles; porque primero había dicho solamente bronce, bueno, vientre y muslos de bronce; después ya le añadió, con el leopardo, las cuatro alas de ave; pero ahora empieza a desarrollar esas alas; o sea, esas dinastías que vinieron de lo que fueron los griegos, que llegaron a conformar los reyes del norte y del sur, que aparecen después, mostrados aquí en una visión; pero eso se continua después con más detalles. Entonces aquí hay que poner mucha atención, porque aquí ya vamos a llegar al tipo del anticristo, que es Antíoco Epifanes ;  y ¿por qué llegamos a él antes de Roma? Porque Juan mismo iba a decir eso que desde la eternidad ya Dios lo sabía, pues la Biblia venía desde antes de Roma, pero después eso no sería en la propia Roma del tiempo del propio Juan, pero subiría otra vez después. Entonces, antes de llegar Roma, tenía que haber ya un cumplimiento tipológico del anticristo, de entre los griegos, la bestia que era, pero no es; ¿se dan cuenta? Ese es el asunto.

Entonces ahí seguimos leyendo; y dice al final de Daniel 8:8: “aquel gran cuerno fue quebrado”, entonces fue Alejandro Magno, “y en su lugar salieron otros cuatro cuernos notables hacia los cuatro vientos del cielo”. Esos generales de Alejandro magno: Casandro, Lisímaco, Seleuco y Ptolomeo; uno tomó la parte de Macedonia, otro la parte de Siria con la parte de Canaán, Palestina, y más al norte. Luego la parte de PTolomeo fue más al sur, lo que es Egipto; por eso hay esa ciudad que se llama Tolemaida, que viene de PTolomeo; y fueron muchos PTolomeos: Tolomeo I Soter, PTolomeo II Filadelfo, PTolomeo  Filometer, el  Filopater, el V, y muchos de esos PTolomeos. Entonces esos fueron los reyes del sur; entre los del norte hubo uno que se llamó Seleuco I Nicanor, y luego uno que se llamó Antioco I, pues eran entreverados con los Seléucidas; el reino de los Seléucidas  era una de las parte de los griegos; entonces hubo Seleuco I, Seleuco II, Antioco I, Seleuco III, Antioco II, Antioco III, que era llamado el grande; y Seleuco IV, y el V, y Antioco IV Teoepifanes; o sea, la dinastía de los Seléucidas, que son griegos, hablaban en griego, de toda la “civilización” llamada griega. Y por eso fue que cuando se fueron al sur, a aquella ciudad de Egipto la llamaron Alejandría, en honor a Alejandro, como Tolomaida en honor a PTolomeo, como Antioquía en honor a Antíoco; ¡Ay, ay, ay! Cómo nos duele a los que nacimos en Antioquia ¡Dios nos guarde! Que no sea una tipología, o bueno, que salgamos de ahí; pero vi al presidente Uribe, antioqueño como yo, por allá en Europa queriendo cooperar con el gobierno mundial, que él es también “antioqueño”.

 

Bueno, seguimos acá. Capítulo 8; empecemos a ver aquí el verso 9: “Y de uno de ellos”, note, uno de aquellos cuatro,  la dinastía de los Antiocos, que son los mismos Seléucidas, pues los Seléucidas y los Antiocos son los mismos, sólo que un líder que se llamaba Seleuco, al que entonces le decían I, si su nieto era Seleuco, entonces era II, y si el tataranieto era Antíoco, entonces era el I, y el requetetataranieto entonces era el IV; entonces esos eran los Seléucidas. Bueno, entonces dice así: “y de uno de ellos salió un cuerno pequeño”, fíjense otra vez en que habla de cuerno pequeño; éste cuerno pequeño se dice ser de una de las dinastías de los cuatro reinos que surgieron de Alejandro Magno, o sea del reino Seléucida, o de los Antiocos; de ahí, de entre ellos, surgió Antíoco Epifanes, que se hizo pasar por Dios, persiguió al pueblo de Dios; o sea que es tipo del anticristo.

Pero ahora no vamos a leer sólo del tipo, sino que esto sucedió como ejemplo, era, pero también ha de ser; lo que será, ya fue. Entonces vamos a leer como detrás del velo, y delante del velo. Entonces, primero, mirando del velo para afuera, vemos la historia de Antíoco Epifanes; pero sabemos que la historia de Antíoco Epifanes era una figura del anticristo; y miren cómo la vida de Antíoco Epifanes era paralela a la del anticristo ¿Se da cuenta? Entonces por eso es que había que tener esta base para poder leer de Daniel con cuidado y provecho éste capítulo.

Entonces dice Daniel 8:9: “Y de uno de ellos…”, o sea a lo último, al final (v.23: al fin del reinado de éstos). Ahora miren una cosa, pongan atención a esto; ¿Saben quienes derrotaron a los Seléucidas? Los Romanos; entonces la continuación de los Seléucidas son los Romanos. ¿Se da cuenta? Entonces cosas que se cumplen tipológicamente en Grecia, después se cumplen tipológicamente en el imperio romano, y entonces luego se cumplen por fin definitívamente en el gobierno mundial del anticristo. ¿Si captaron eso? La cosa se cumple primero tipológicamente, una o más veces, y después se cumple finalmente. Entonces dice aquí: “de uno de ellos…”, o sea de los Seléucidas, de los Antiocos, “…salió un cuerno pequeño…”, y ese cuerno pequeño, por lo que dice aquí que va a hacer, y fue lo que hizo, y usted, si lee claramente los Macabeos, va a entender que realmente Antíoco Epifanes era éste cuerno pequeño tipológico. Pero mire cómo empezó, igual que el anticristo que vimos en el capítulo siete de Daniel; empieza pequeño, ¿se dan cuenta? Entonces note las vidas paralelas, la tipología, la correspondencia, el ejemplo: “un cuerno pequeño, que creció mucho al sur…”, porque eso fue inclusive hacia Israel y hacia Egipto; engañó a los del sur, engañó a los PTolomeos, al V y al VI los engañó. Y dice acá: “…y al oriente, y hacia la tierra gloriosa…”, o sea, Israel. “Y se engrandeció…”, ahí están las vidas paralelas. Este Antíoco Epifanes, que era el cuerno pequeño tipológico, creció y se engrandeció. Y luego dice acá: “…hasta el ejercito del cielo”; primero no, pues primero era pequeño, y fue creciendo hasta alcanzar el ejercito del cielo;  bueno, eso lo vamos a ver también con el anticristo. Y vamos a ver lo que dice aquí en el capítulo 11;  desde el principio era pequeño, pero luego se va creciendo, y luego, con la ayuda de un dios extraño, se hace de las fortalezas más inexpugnables; la persona empieza humilde, sencilla, engañando, haciendo pactos, haciendo consejos, llega calladamente y silenciosamente, como vamos a ver que lo dice literalmente la profecía, y luego se empieza a engrandecer, empieza a hacer pactos con otras personas; a los que lo reconozca empieza a darles poder y autoridad, e inclusive riquezas y bienes; y luego se mete con el ocultismo: “se engrandece hasta el ejercito del cielo”, “y echa por tierra las estrellas del cielo”; o sea que va teniendo autoridad hasta en el mundo espiritual, tanto que hasta el propio dragón le va a dar su poder y autoridad; o sea que ésta persona, que comienza tan pequeñita, hará pacto con Satanás, para ser el mayor de toda la historia de la humanidad. Eso es delicado, hermanos, y eso está escrito. Hay que leer con cuidado la profecía, y el ejemplo, la alegoría, la tipología, las vidas paralelas. “Se engrandeció hasta el ejercito del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra y las pisoteó”. Fíjate que peleaban, y caía el de Persia, y luego caía el de Grecia. ¿Se dan cuenta de cómo existe ese mundo espiritual ligado con el mundo político y el histórico aquí de la tierra? Y luego dice así: “Aún se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos…”; note, en el tiempo de Antíoco Epifanes, el sumo sacerdote era la tipología de Cristo; y había un hombre de Dios que era Onías III, el sumo sacerdote de Israel, que fue matado por Antíoco Epifanes; se engrandeció contra él. Pero luego, lo que era la línea de los Seléucidas, fue continuada por los Romanos; y un hombre parecidísimo en carácter a Antíoco fue Tiberio, quien también era astuto, desconfiado, y vino y se engrandeció, y fue también en su tiempo que murió el Señor Jesucristo, que había sido tipificado por Onías; pero el Señor Jesucristo dijo: “el que a vosotros recibe, a mí me recibe; lo que hiciste a uno de ellos, a mí me hiciste”.

El anticristo final se levantará; dice la Escritura: “la bestia peleará contra el Cordero, pero el Cordero lo vencerá”; pero se levanta contra Él, y como no puede vencerlo él mismo, va a perseguir al cuerpo Suyo; pero lo que le hace a Su cuerpo, se lo hace al Señor. Entonces ustedes ven cómo se complementa la tipología. Entonces sigue diciendo ahí el verso 11 de Daniel 8: “Y por él fue quitado el continuo sacrificio…”, note que ya empieza a aparecer éste asunto; esa fue la orden de Antíoco Epifanes, prohibió el ejercicio de la religión judía, del sábado y del sacerdocio, mató al sumo sacerdote. Lean en Macabeos y van a ver cómo Antíoco Epifanes hizo esto; y luego fíjense también lo que hicieron después los romanos en el año setenta; ya lo había hecho en parte Pompeyo, lo hizo después Tito, lo hizo después Adriano en tiempos de Bar-Kobcha, quiien se hizo pasar por el mesías; y entonces vino el emperador Adriano y destruyó Jerusalem otra vez, la sembró de sal, sacó a todos los judíos, y hasta le borró el nombre a la ciudad, y le puso otro nombre: Elia Capitolina, toda de gentiles, no quedó ni un judío, así profanó la ciudad, y desde Roma otra vez. Después los musulmanes con el califa Omar, después en el tiempo de las cruzadas; siempre se repetía ese ir y venir del norte al sur y del sur al norte, ir y volver, tipología cumplida hacia el final; lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó; ¿acaso hay algo nuevo? No, ya sucedió en el pasado; las veces que sucedió en el pasado nos enseñan de lo que va a ser en la última vez. ¿Está claro eso?

Entonces seguimos leyendo allí y dice así: “Por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra…”. Note que eso ya se cumplió parcialmente con Antíoco Epifanes, se cumplió parcialmente con Pompeyo en el año 68 a.C., se cumplió parcialmente en el año 70 d.C. con Tito, se cumplió en el año 135 con Adriano, se cumplió con el Califa Omar y con Abel el Melek cuando pusieron la mezquita de Omar en Jerusalem; se volvió a cumplir otra vez en el tiempo de Godofredo de Bouillon y de Ricardo Corazón de León en el tiempo de las cruzadas; se volvió a cumplir con Saladino y los Turcos, hasta que Gran Bretaña tomó la tierra en protectorado, y por fin llegó a la nación de Israel en su renacer, que vivirá el último septenario de Daniel 9, que es para Israel y Jerusalem el final. Mientras Israel no fuera recuperado, lo demás sería casi parecido, y por eso antes sucedían cosas tan parecidas, que ya parece que todas las generaciones pensaban que ya era el fin; pero todavía no había sucedió lo que tenía que suceder ahora, y ahora sí sucedió de manera final mucha cosa. Entonces dice aquí, pongan atención, porque aquí no estamos leyendo sólo historia, sino historia como ejemplo, y ejemplo que ya está sucediendo; ese cuerno pequeño se va levantando, pero va a llegar a ser éste; esto que dice en el verso 11, es la mitad de la semana setenta, de que se va a hablar en el capítulo 9 de Daniel, donde se pone la abominación desoladora, de que Jesús dijo: “Cuando veáis en el lugar Santo la abominación desoladora…”; lo dijo después de lo que ya había sucedido con Antíoco, porque lo de Antíoco sólo era tipología, pero la generación final vería otra vez esto. “Cuando viereis la abominación desoladora, puesta donde no debe estar, de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda)…”. La última generación vería esto que está escrito aquí en Daniel 8:11b: “Fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra”.

Y noten esto: “a causa de la prevaricación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, he hizo cuanto quiso, y prosperó”. Éste será el anticristo, pero ya fue tipológicamente antes; aquello que ha de ser, fue ya; pero ahora no estamos leyendo esto sólo para recordar la historia, sino para estar preparados para estos días, para estar atentos. Ahora esto no ha sucedido finalmente, pero lo que sí ha sucedido es que ya fue nombrado el gobernante europeo, ya surgió el cuerno pequeño entre ellos, y ya comienza. ¿Saben que haría? dice la Biblia que saldrían de la boca del dragón, de la bestia y del falso profeta, tres espíritus inmundos, como batracios, que van a los reyes de la tierra en todo el mundo para reunirlos. Y ¿Saben qué está haciendo Herman Van Rompuy? Visitando a los reyes de la tierra casi todos los días; a veces hasta tres presidentes por día. El día 1 de diciembre de 2009 desayunó en Eslovenia con su presidente, almorzó en Milán con el presidente de Italia, y luego fue a la torre de Belén en Lisboa para tomar posesión oficial del gobierno de Europa según el Tratado de Lisboa; y después se fue a Rumania; ¿si ven que se está visitando a los reyes de la tierra? Dice la Biblia que se visitaría a los reyes de la tierra para reunirlos, porque ese es el trabajo de él, eso es lo que estipula el Tratado de Lisboa, él tiene que convocarlos, y reunirlos, y presidir a los dirigentes de las naciones, y eso ya se está haciendo, inclusive ahora mismo en este día de hoy, y en este mes. Y dice acá, pongamos atención acá, vamos a entender el verso 12, porque aquí Jesús habló de esto también con otras profecías complementarias; entonces vamos a complementarla.

Dice verso 12: “Y a causa de la prevaricación…”, o sea, porque Israel prevaricó, “le fue entregado el ejército”. Por eso yo me quedé terriblemente asustado, cuando vi en las noticias, y eso fue hace quince días o menos, que los propios parlamentarios de Israel, no todos, pero un partido de entre el parlamento, estaba queriendo que Israel se asociase a la Unión Europea; o sea a Israel, como lo fue en el tiempo de Roma, era una provincia de Roma, el propio Israel queriendo. Ahora pongan atención a esto: “a causa de la prevaricación le fue entregado…”, aquí dice “…el ejército”; Daniel 11 acrecienta “el santuario y el ejército”; aquí hay algo, que el santuario fue echado por tierra; pero pongan atención a esta palabra: “a causa de la prevaricación le fue entregado el ejército y el santuario”. Miren, el Señor Jesús sabía ésta profecía, y también la de Zacarías; y él les habló a los Israelitas así, y les dijo: “si no creyeres que Soy Yo, en vuestros pecados moriréis”. Y les dijo esto: “Yo he venido en el Nombre de mi Padre, y no me recibísteis; otro va a venir en su propio nombre, y a él le recibiréis”. Esa es la prevaricación; y después, por eso, el santuario y el ejército fueron entregados. Ahora, eso que Jesús dijo así: “Yo he venido en el Nombre de mi Padre y no me recibisteis”, no recibieron al verdadero Mesías, “otro vendrá en su propio nombre y a ese recibiréis”. O sea que van a recibir al anticristo como si fuera el mesías; y eso es lo que está profetizado de los dos pastores en Zacarías 11.

Entonces vamos a Zacarías 11, y volveremos otra vez a Daniel 8. Zacarías 11; usted va a ver ahí los dos pastores: el primero está desde el verso 4; y el segundo desde el 15; desde el verso 4 habla del verdadero pastor que es el Mesías, del Señor Jesucristo. En Zacarías 11:4-14 habla del verdadero pastor; fíjense en lo que dice el verso 12, cómo el verdadero Pastor sería vendido por 30 piezas de plata, como vendió Judas Iscariote al Señor Jesús. Éste es el Buen Pastor, que dijo: “Yo he venido en el Nombre de mi Padre, y no me recibisteis”. En Zacarías  dice: “Si os parece bien, dadme mi salario, y si no dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata. Y me dijo Yahvéh: échalo al tesoro; ¡Hermoso precio con que me han apreciado! Y tomé las treinta piezas de plata y las eché en la casa de Yahvéh al tesoro. Quebré luego el otro cayado, Ataduras, para romper la hermandad entre Judá e Israel”. Rechazaron al Mesías, esa es la prevaricación. “Yo he venido en el Nombre de mi Padre, y no me recibisteis”. Lo vendieron, lo traicionaron. Eso es rechazar al Primero.

¿Qué dijo Pablo? “Por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, por esto Dios les enrvió un poder engañoso para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, sino que se complacieron en la injusticia”. La palabra engaño va a aparecer de aquí en adelante muchísimas veces en la profecía de Daniel; la palabra engaño viene varias veces de aquí en adelante. Por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, Dios les envió un poder engañoso, para que crean la mentira, todos los que no creyeron la verdad y se complacieron en la injusticia. Entonces Pablo dice eso basado en las palabras de Jesús, y Jesús basado en las profecías de Zacarías y Daniel.

Y ahora viene el otro pastor; miren al otro; como Jesús dijo: “Yo vine en el Nombre de mi Padre y no me recibisteis; otro vendrá en su propio nombre, y a ese recibiréis”; ¿cuál es ese? El siguiente pastor, que empieza en el verso 15 de Zacarías 11. “Y me dijo Yahvéh: toma aún los aperos de un pastor insensato…”; ya no es el Buen Pastor. “… Porque he aquí, Yo levanto en la tierra a un pastor que no visitará las perdidas, ni buscará la pequeña, ni curará la perniquebrada, ni llevará la cansada a cuestas, sino que comerá la carne de la gorda…”, los Bilderberg, los Iluminati, la Comisión Trilateral, el CFR, los masones, los ricos, magnates, banqueros, presidentes, príncipes, reyes, “…y romperá sus pezuñas”.

Y miren una señal de lo que va a acontecer con el físico de esta persona; no ahora, sino después de que haga lo que dice aquí que irá a hacer: “¡Ay del pastor inútil que abandona el ganado! Hiera la espada su brazo, y su ojo derecho; del todo se secará su brazo, y su ojo derecho será enteramente oscurecido”; o sea que se le va a secar un brazo, y su ojo derecho será enteramente oscurecido. Un ojo se le va a oscurecer. Esa será una señal para identificarlo: tras ser herido, un brazo se le va a secar, y el ojo derecho se le va a oscurecer. “Yo vine en el Nombre de mi Padre”, dice el Señor, “y no me recibísteis; otro vendrá en su propio nombre, y a ese recibiréis”. Y ese que van a tener como si fuera, viene a comer la carne de la gorda. ¿Jesús a donde vino? A buscar a los pobres. Pero gracias al testimonio de un parlamentario europeo de origen italiano, Mario Borguessi, él denunció públicamente en el Parlamento Europeo, que antes del nombramiento de Herman Van Rompuy como presidente estable de Europa, tuvieron unas reuniones secretas con los Bilderberg, de la Comisión Trilateral, del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), los magnates del mundo, ahí en cuyos grupos están los banqueros internacionales, las casas reales, los dueños de las multinacionales, los principales representantes de las agencias mundiales, de la ONU y de muchas cosas; ellos fueron los que tuvieron reuniones secretas, porque de esa gente hay quienes tienen una religión luciferiana, según los testimonios de muchos, y ellos están esperando, según una profecía de Virgilio, el famoso poeta que escribió las Geórgicas, las Bucólicas y otras obras; él hizo una profecía sobre el hijo de Lucina, que vendría a restablecer la edad de oro; y esa es la profecía que ellos utilizan; y por eso Xuxa estaba cantándole a ese de la profecía, que es la cabeza de Europa, el representante de Europa, porque de ahí saldría; no queda otro puesto; de entre los diez cuernos subió un cuernito pequeño, y ese mismo se engrandeció, ese mismo persiguió a los santos, ese mismo blasfemó contra Dios, y es el último que queda; ya después no queda sino el reino de Dios. Es el mismo, ustedes deben ver qué hace y qué dice; el mismo, el mismo, el mismo; no es otro.

Entonces, ¿en qué estamos, hermanos? Las ovejas gordas son las que están apoyando de arriba para abajo, haciendo pactos por lo alto; y lo que le preguntaban en esas reuniones, era cómo iba financiar el gobierno; y entonces él propuso los tres impuestos que les decía: el IVA, el de los viajes, y el de los combustibles; todo para Bruselas, para mantener el gobierno. Y desde los mismos discursos de toma de posesión, el primero de diciembre 2009, ya hablaban del comienzo del gobierno mundial, de globalización, de recuperar Europa sus ambiciones, de llevar al mundo la globalización y la armonía, como lo habían hecho ya los portugueses desde Lisboa; pero lo que llevaron fue: la religión católica, la inquisición, la esclavitud, la expoliación; eso fue lo que trajeron, ¿ve?; pero ellos están hablando como si hubiera sido una gran cosa; a ellos no les da vergüenza con el tercer mundo. Entonces, hermanos, aquí vemos esos dos pastores: el Buen Pastor, Jesucristo, que vino y fue traicionado, vendido por treinta piezas de plata, “no me recibisteis”, “otro vendrá”; Jesús sabía que después del Fiel, vendría un insensato al que no le importan los de abajo, sino los de arriba, que es como un aristócrata formado por los Jesuitas, muy amigo de los reyes, y que trabaja para los de arriba, para representar los intereses de las élites terrenales, porque esos son los intereses de los Bilderberg, de los Iluminati, da la Comisión Trilateral, del Council Foreing Relations, de los masones; su interés es un gobierno mundial; y ellos, con la mejor tajada que puedan sacar desde ahora. Viene comiendo las carnes de las ovejas gordas; después, hasta las carnes del Vaticano se van a comer las élites europeas, de la mujer ebria de la sangre de los santos; de la prostituta también comerán sus carnes; les gusta la carne, carnívoros en este sentido; con razón le llaman bestia, ¿no? Bestias carnívoras son todas éstas.

Bueno, volvemos entonces a Daniel. Tuvimos que hacer esta digresión para entender bien ese versículo que estamos leyendo, que es el 12 de Daniel 8: “y a causa de la prevaricación”, ¿ven?, no creyeron en el Señor, lo rechazaron, “le fue entregado el ejército”; ¿qué pasa si Israel se una a la Unión Europea? Su ejército pasaría a formar parte de la OTAN, que es el ejército en pro del gobierno mundial; ¿y quién dirige todo eso? El Presidente es el que dirige los ejércitos; ¿se dan cuenta? Claro que seguramente van hacer como dice en la Biblia, que van a hacer pactos, los cuales van a quebrantar; pero van a hacer pactos para fortalecer la plataforma; y al principio el templo de Jerusalem tiene que ser restaurado; y hermanos, escuchen esto: para que el santuario sea profanado, tiene que ser restaurado; ¿y saben qué les voy a contar, hermanos?, pongan atención a esto.

En el siglo XVIII, el Gaón de Vilna…, ¿Ustedes no han oído hablar del Gaón de Vilna? ¿No saben quiénes son los gaones? Voy a hacer una explicación rápida. Entre los judíos, los rabinos antiguos, que transmitían la tradición antes de Cristo, se les llama pre-tanaítas, o sea, anteriores a los Tanaim, porque eran antes de los tanaítas, entonces eran pre-tanaítas; fueron aquellos rabinos después de Esdras y la Gran Sinagoga; vinieron las sinagogas y los rabinos, y esos rabinos anteriores eran llamados los pre-tanaítas:;luego, en la época del Señor Jesús y hasta el siglo tercero, los rabinos que comentaban la Ley empezaron a enseñar la tradición de sus interpretaciones, lo cual, al escribirse, formó la Mishná. Entonces los rabinos cuyas tradiciones se escribieron en la Mishná, acerca de la Tanak, y que son citados en la Mishná después de los pre-tanaítas, son los rabinos tanaítas; entonces los tanaítas comentaban la Torá y la Tanak; Tanak es: la Torá, los Nebiim y los Ketubim, o sea, la Ley, los Profetas y los Escritos como los Salmos; ésa es la Tanak, y la Tor es la Ley. Entonces los comentarios a la Tanak, de los rabinos que eran contemporáneos al Señor Jesús y la Iglesia primitiva, eran los tanaítas, que escribieron la Mishná. Entonces la Mishná es la primera parte del Talmud, el libro sagrado de los judíos ortodoxos, aquellos que oran frente al muro de los lamentos, y tienen sus cachumbos y su barba, sus sombreros, vestidos de negro, etc. Luego, desde el siglo tercero hasta el siglo sexto, ya no era comentada la Torá, sino la Mishná; entonces los rabinos que comentaban la Mishná eran los Amoraim o amoraítas; la colección de los comentarios de la Mishná hecha por los amoraim o amoraitas, forman la Guemará. Entonces la Mishná más la Guemará, o sea, los comentarios de la Torá más los de la Mishná, formaron el Talmud, uno de Babilonia y otro de Jerusalén; el más largo es el de Babilonia, y el más corto el de Jerusalén. Entonces el Talmud es el libro sagrado que utilizan los judíos de ahora, que Jesús dijo: “vosotros anuláis el mandamiento de Dios por guardar vuestras tradiciones”; todas esas tradiciones son las que están en el Talmud, escritas en dos partes: Mishná y Guemará. Después descubrieron que había un material que se les había quedado por fuera de la colección, y entonces lo coleccionaron en un apéndice, y ese apéndice se llama la Toseftá. Y después vinieron los Midrashim, o sea, los comentarios acerca de los libros, como el comentario sobre Esdras, el comentario sobre Génesis, o del Pentateuco, los Midrashim; hasta que por fin llegaron los Gaones; y los Gaones eran los grandes escolásticos del judaísmo, así como también en el cristianismo hubo los grandes escolásticos que hicieron esos sistemas teológicos inmensos, como, por ejemplo, Tomas de Aquino, con la Suma contra los gentiles, la Suma Teológica, o Alberto Magno, o Buenaventura, etc. Entonces los grandes escolásticos del judaísmo fueron los Gaones; y uno de los más famosos de esos Gaones, como decir, entre los escolásticos el más famoso es Tomas de Aquino, así uno de los más famosos Gaones fue precisamente el Gaón de Vilna. Vilna es la capital de Lituania; porque como ellos fueron esparcidos, los asquenazis se fueron para Polonia, el Báltico, Rusia, y también para Lituania, del Báltico, cuya capital es Vilna; y allá hubo un gueto fuerte de los judíos; entonces uno de esos grandes sabios se llamo el Gaón de Vilna; y este Gaón de Vilna tenía el don de la profecía, y a veces profetizaba cosas que se cumplían; no se la pasaba profetizando, pero de vez en cuando profetizaba; y él profetizó una vez en varias partes, y algunas partes ya se cumplieron; y la parte final parece, por las circunstancias actuales,  que está por terminarse de cumplirse.

 

Y la profecía era ésta, pongan atención y vean por qué digo esto en este momento; la profecía del Gaón de Vilna en el siglo XVIII, y ya estamos en el XXI, hace tres siglos, era: (1) que en sus propios días se iba edificar la sinagoga Hurva de Jerusalén; (2) pero que cuando fuere edificada la sinagoga Hurva de Jerusalén, seria destruida por el Islam, una primera vez; (3) pero que entonces levantarían por segunda vez la sinagoga Hurva;  (4) pero que pasado un tiempo, en las guerras de Israel con los árabes, volverían a destruir, por segunda vez, la sinagoga Hurva; (5) pero que la levantarían por tercera vez; y (6) cuando terminaran por tercera vez de edificar la sinagoga Hurva, comenzarían a edificar el Tercer Templo de Jerusalén. ¿Y saben qué, hermanos? Realmente la sinagoga Hurva se edificó en los días del Gaón de Vilna; y realmente vinieron los musulmanes, cuando ya la habían terminado, y la destruyeron, y se cumplió esa parte, tanto la primera levantada como la primera caída; y después de muerto el Gaón de Vilna, la volvieron a levantar en Jerusalén; y duró un tiempo, y fue muy usada, hasta que la volvieron a destruir en la guerra árabe-israelí; y después empezaron a construirla por tercera vez a la sinagoga Hurva; y el día 15 de marzo de 2010, se completa el contrato en que debe ser entregada la sinagoga Hurva por tercera vez. Y por eso muchos en Israel están diciendo, y me llegó la noticia desde el mismo Israel, de fuentes judías, que el 16 de marzo del próximo año, o sea el 2010, comenzaría a levantarse el Tercer Templo de Jerusalén otra vez; porque ellos tienen todo eso, y muchos creen en el Gaón de Vilna, y tienen ya listo todo; ya tienen todas las cosas en su mano, pero la fecha establecida era cuando se terminara de construir la tercera vez la sinagoga Hurva en Jerusalén, y entonces se comenzaría a construir el Tercer Templo. Entonces muchos israelitas ya lo están anunciando, y yo recibí la noticia en mi propio correo desde la propia Jerusalén, de Israel Today, diciendo que el 16 de marzo comenzarían, pues el 15 se completa el contrato en que tiene que ser entregada la sinagoga Hurva por tercera vez;   entonces el 16 comenzarían; eso es lo que dice el Israel Today, y cuenta toda la profecía del Gaón de Vilna, que se ha venido cumpliendo al pie de la letra. Entonces, hermanos, tiene que estar levantado el Templo para que el anticristo se siente en el Templo de Dios, haciéndose pasar por Dios; y por eso dice aquí en Daniel, en un lenguaje parecido al de otras profecías, que a la mitad de la semana 70 en Daniel 9, y también en el 11:31 dice esto que acabamos de leer aquí: “a causa de la prevaricación les será entregado el ejercito junto con el continuo sacrificio”; el continuo sacrificio que se esté presentando en Israel tiene que ser restaurado para que sea levantado el Templo, y tanto el continuo sacrificio sea quitado por el anticristo, como el Templo profanado por él.

 

Entonces tiene que haber un pacto, ¿se da cuenta? Y ya hay un partido al interior de Israel, que quiere introducir a Israel a la Unión Europea; y ese sería el mejor momento para que el ejército y el santuario sean estregados. Para que se levante el Templo, escuchen esta noticia de los rabinos del Instituto del templo: los que están diciendo que se tiene que levantar el Templo, y ya tienen las partes, ya tienen la novilla roja, tienen todo, están estudiando todo eso; dijeron en estos días en una entrevista que le hicieron al líder jefe del Instituto del Templo, que están dirigiendo ya toda la preparación de esto; y le preguntaron: “¿Usted no tiene temor de que cuando levanten el Templo, se van a venir en contra los musulmanes?” Y se respondió que “no, porque lo vamos a hacer juntos”. Entonces el Templo, se dijo, sería de los judíos, de los cristianos y de los musulmanes; lo oí del jefe del Instituto del Templo en estos días.

 

De ésto era también de lo que estaba proponiendo Tony Blair, que salió de primer ministro británico, y pasó a ser el encargado del Cuarteto de Madrid, que es la ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia, para resolver estos asuntos del Medio Oriente. Hay que estar viendo como continua Blair con la Unión Europea, porque ser su presidente permanente era lo que quería hacer él; pero no pudo ser el principal porque se nombró a Herman Van Rompuy. Para mí, Tony Blair tiene más olor cercano de falso profeta que de anticristo; porque él fundó una sociedad ecuménica para unir las religiones, La Fundación de Fe Tony Blair, a la que se unen hasta prestigiosas universidades; Blair se convirtió al catolicismo, y al mismo tiempo leí que hizo con su esposa un rito de iniciación en la Nueva Era, por medio de una sacerdotisa de la Nueva Era, que sería la que inició a la esposa de Reagan, Nancy; y ahora lo hicieron Blair y su esposa en México, untándose frutas y cosas al estilo Nueva Era; pero se dice que la esposa de Reagan, que andaba metida con cosas del horóscopo, es la misma que los indujo a Tony Blair y a su esposa a iniciarse en la Nueva Era. Y esto sería reciente, junto con su conversión al catolicismo, y junto con su escuela de ecumenismo; y es el que fue nombrado por la ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia para firmar el pacto de paz con Israel y los palestinos; y la propuesta de él es ésta: que en cada capital árabe musulmana ondee la bandera de Israel en su embajada, como señal de su reconocimiento;  pero también entonces la de Palestina ondee en la Jerusalén oriental, y la de la ONU en la Jerusalén antigua, donde está le explanada del Templo.

 

La explanada del Templo es un rectángulo que, si se divide en tres partes, a un tercio queda la mezquita de Omar, y el resto es una explanada libre; la puerta del Oriente, por donde dice la profecía que entraría el Mesías al Templo, según Ezequiel, da a la parte libre; o sea que puede ser que algunos quieran levantar el Templo sin destruir la mezquita; dejarían la mezquita como si fuera el atrio, y luego hacia el otro lado queda el santo y el santísimo. Y ahora van a hablar de unión, de paz y seguridad. He leído noticias donde millonarios musulmanes, no judíos, están dispuestos a aportar millones de dólares para levantar el Templo de las tres religiones. Imagínense eso; esas son noticias recientes que están circulando.

 

Entonces la Biblia dice que tendría que estar el Templo con el sacrificio restaurado, para que pudiera el anticristo sentarse en el Templo, haciéndose pasar por Dios: pero el anticristo primero tiene que hacer arreglos, alianzas, supuestamente para Dios, pero luego, como es de las religiones en general, se pone entonces él como Dios. Entonces las cosas van ya poco a poco; todas estas ya son cosas que están en andamiento, no son especulaciones, sino que son historia reciente.

Entonces seguimos leyendo acá en Daniel, y dice así: “y echó por tierra le verdad e hizo cuanto quiso y prosperó. Y entonces oí a un santo que hablaba…”, porque el Señor puso a Daniel a ver el futuro, y él escuchó a algunos de los santos de los últimos días, y alguno de los hermanos hablando; entonces dice: “oí a un santo que hablaba, y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo: hasta 2300 tardes y mañanas; luego el santuario será purificado”. Ese tiempo se cumplió exactamente con Antíoco Epifanes; entonces lo más probable es que se volverá a cumplir literal y exactamente otra vez, así como en la venida primera del Señor lo de las setenta semanas se cumplió exacta y literalmente; esto se cumplió exactamente; entonces lo dice así: “hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; y luego el santuario será purificado”. ¿Cuándo fue purificado el santuario? Con los Macabeos en una fecha como hace poquito, entre el 7 y el 8 del llamado diciembre, que es el mes que kisleu, y por eso es que hasta hoy se ponen velitas el siete de diciembre a la noche, que es lo que llaman el hanucá, que es la fiesta de la purificación, cuando los Macabeos purificaron el templo que profanó Antíoco Epifanes, porque él puso su estatua en el santo, y luego sacrificó una puerca; eso pueden leerlo ahí en los Macabeos; pero entonces eso es de una vida paralela a la del anticristo. Y sigue diciendo Daniel: “y aconteció que mientras yo Daniel consideraba la visión y procuraba comprenderla, he aquí se puso delante de mi uno con apariencia de hombre, y oí una voz de hombre entre la rivera del Ulai que grito y dijo: ¡¡ Gabriel !! Enseña a este la visión”. Note que hay la visión misma, y la enseñanza de la visión; porque hasta aquí había mostrado la visión; por eso dice la Biblia: primero apóstoles, lo segundo profetas, lo tercero maestros, ¿se dan cuenta?

Aquí, después del profeta que vio la visión, viene la enseñanza acerca de la visión. “Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo: Entiende…”; note que Jesús leía Daniel, el que lee, entienda. “Entiende, hijo del hombre, porque la visión es para el tiempo del fin”. Porque la visión es para el tiempo ¡¡del fin!! Aunque se cumple con Antíoco Epifanes tipológicamente, y hay cumplimientos típicos intermedios, no es para ninguno de esos intermedio, sino que es para el fin; por eso lo estamos leyendo para hoy, porque el ángel Gabriel dijo que era para el fin. Entonces dice así: “mientras él hablaba conmigo, caí dormido en tierra sobre mi rostro; y él me tocó y me hizo estar en pie. Y dijo: He aquí yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira; porque eso es para el tiempo del fin. En cuanto al carnero que viste, que tenía dos cuernos, éstos son los reyes de Media y de Persia. El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero”.( Alejandro Magno). “Y en cuanto al cuerno que fue quebrado, y sucedieron cuatro en su lugar, significa que cuatro reinos se levantarán de esa nación”, o sea en Grecia y en sus cuatro alas de leopardo, ¿amén? “Aunque no con la fuerza de él”. Y noten esta frase tan importante: “y al fin del reinado de éstos…”, o sea, cuando ya se acabaron esas dinastías, y vino la dinastía de los Seléucidas, que cumplió con lo de Antíoco Epifanes, pero fue continuado con Roma, porque la línea de Antíoco Epifanes la continúa Roma, porque los Macabeos, que vencieron, se aliaron con Roma, y ese fue el gran error: le pasaron la autoridad a Roma, y ahora continuó de ahí en adelante Roma.

Entonces ahora la profecía salta desde Grecia, que no era saltarse a Roma, y luego va hacia la última, esa de Roma que era la de los diez cuernos y el cuernito final que es la del anticristo. Pero ya había tenido el cumplimiento con Antíoco Epifanes, era, pero no era en el tiempo de Juan, pero se levantaría otra vez después. ¿Se dan cuenta? Entonces seguimos leyendo lo que dice ahí: “Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo…”, dice ésta traducción; en otra dice: “cuando acabaren los transgresores”, o sea, van haciendo de lo suyo hasta el fin; el fin es el juicio del Señor; entonces, ya cuando los transgresores hayan hecho el colmo, es decir, ya cuando Dios dijo: ¡basta!, llegó el colmo, ¡se acabó esto! Y pone el fin y se acabó.

Entonces miren lo que pasa en el fin; dice: “Se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas”. Eso es en el fin, porque es para el tiempo del fin. “Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia”; él mismo no tiene fuerza, pero lo van llevando, lo van llevando, y se va fortaleciendo haciendo sus pactos, sus arreglos, sus consensos, y poco a poco se va engrandeciendo. Hermano, ésta Escritura se está comenzando a cumplir en éstos días, entre noviembre y diciembre 2009; no toda, sino ésta primera parte; comienza así: “no con fuerza propia”; pero ahora mire lo que viene: “y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos”. O sea, a Israel y a la Iglesia, el pueblo de los santos; los fuertes: las élites que le confiaron el poder. Se engrandecerá, se le dará autoridad; cuando haga pacto con el diablo se le dará toda tribu, lengua, pueblo y nación; no sólo Europa; comienza en Europa, pero la intención es global. Si tú lees toda la documentación sobre los Bilderberg, donde están las cartas entre ellos, las conversaciones, etc., y ahí usted ve que ellos van planeando unificar Europa con Estados Unidos, y luego el gobierno mundial. Exactamente eso es lo que ellos planean, y fueron ellos los que conversaron con Rompuy, y él que trabaja como para ellos, en nombre de ellos, pero luego él mismo se va a poner encima de ellos. ¿Se dan cuenta hermanos?

Entonces mire lo que dice acá: “Su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia…”, ¿no estamos en ese tiempo?  No con fuerza propia, cuerno pequeño, pero enigmático, que se va fortaleciendo, y causará grandes ruinas, prosperará, hará consensos, engrandecimiento paulatino, hará arbitrariamente, porque, ¿Saben una cosa? No hay muchas cosas definidas por ley para lo que él tiene que hacer; no fue votado por el pueblo sino por las élites, y lo que él tiene que hacer no está muy bien delimitado; así que tiene facilidades de hacer como quiera. Y destruirá a los fuertes, y al pueblo de los santos. Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; esa es la característica de ésta persona. Ahora en estos días leí la semblanza que hizo de Herman Van Rompuy un periodista belga que lo conoce desde niño; y dice que es un hombre muy calmado, tranquilo, que escucha a todos, y al final hace sus propuestas y consigue los consensos; que desde niño, cuando le preguntaron qué quería ser cuando grande, él dijo que presidente; ya desde niño quiere ser presidente. Pero agregó éste periodista belga que hizo la semblanza, que era cínico, muy cínico; aparece como católico formado por los jesuitas, pero firmó a favor del aborto y otras cosas antibíblicas. La constitución más liberal de Europa es la de Bélgica, aborto libre, eutanasia libre, matrimonios gay libre; fue el primer país que obligó a sus ciudadanos, por encima de la constitución y de los derechos civiles, a la vacuna obligatoria, incluso antes de ser nombrado presidente permanente para Europa, la vacuna en el septiembre actual de este año 2009. Después de ocho ocasiones en el congreso de Estados Unidos, también con ese plan de salud global, que incluye la vacunación obligatoria, y la ley marcial a ser aplicada por el ejército, la pasó Obama en el congreso de Estados Unidos; y al día siguiente la ONU dijo que era lo mejor que había podido suceder en Estados Unidos, y que eso que estaba sucediendo en Estados Unidos sería el modelo para el mundo; pero sucedió primero en Bélgica en la presidencia de Herman Van Rompuy; fíjense en el mismo espíritu.

Luego dice acá Daniel: “Y con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano”; y Dios, que es quien conoce los corazones, añade: “y en su corazón se engrandecerá”, porque el poder absoluto corrompe absolutamente; “y sin aviso destruirá muchos”, pongan atención a esto, entonces, los que estábamos viendo ayer acerca de ese plan que hay, por el que ellos identifican a las personas que son contrarias al gobierno mundial; así como hubo una noche de San Bartolomé, inesperada, y una noche de los cristales entre los nazis, una contra los Hugonotes en Francia, y otra contra los judíos, así también entre las élites ocultistas se habla de lo que llaman Helter Skelter, que es como un momento de revuelta manipulada, en la que ellos saben a quién van a matar directamente, y a quién van a agarrar de noche, y si es necesario a su familia, y a otros van a llevarlos a los campos de concentración; tienen tres colores: color rojo para marcar a los que ellos consideran más peligrosos, y que van directamente a la muerte en primera instancia; aunque los realmente peligrosos son ellos;  el color azul, en segunda instancia, para los apoyadores o seguidores de los de rojo, también la muerte, quizás un poco retrasada; y el color amarillo, que son los que no saben nada, que los pueden reeducar, y luego van a la marca de la bestia; pero si no alcanza el espacio, entonces también podrían ir a la muerte. Ese es el plan denunciado en público por un militar de los Estados Unidos, frente a la misma casa blanca o el congreso, no pude identificar bien el edificio en la filmación, hablando el denunciante uniformado con micrófono en público y ante un montón de gente; él dijo que no podía soportar su conciencia por causa de aquello para lo cual estaba siendo preparado; y que él tenía que denunciarlo; y lo hizo en público; esos son los planes que hay.

Y aquí Daniel dice así: “sin aviso destruirá a muchos”; hermanos, no hay que estar descuidados; “y se levantará contra el Príncipe de los príncipes”; en otro verso dice que “peleará contra el Cordero”. Herman Van Rompuy ahora dice que es católico, que fue formado por los jesuitas; pero los católicos han hecho la inquisición, han matado cantidad de gente, muchos no han nacido de nuevo. Herman Van Rompuy escribió un libro llamado “El cristianismo en la era moderna”; y sin embargo firma el aborto, firma la eutanasia, firma los matrimonios gays, y está al servicio de las élites, que son la carne de las ovejas gordas. Daniel continúa: “ Se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado”; por eso también se dice: “el Cordero lo vencerá…/…aunque no por mano humana”, no son los hombres. “La visión de las tardes y mañanas que se ha referido es verdadera; y tú guarda la visión, porque es para muchos días. Y yo Daniel quedé quebrantado, y estuve enfermo algunos días, y cuando convalecí, atendí los negocios del rey; pero estaba espantado a causa de la visión, y no la entendía”. El entendimiento era para los últimos tiempos.
=====================================

Gino Iafrancesco V., 13-XII-2009, Bogotá D.C., Colombia.
Transcripción de Patricita Iafrancesco A., revisada por el autor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres