Blogia
UMBRAL

SEFER GITAIM (35) / la gran bendición de Yahveh a los recabitas

 

LA GRAN BENDICIÓN DE YAHVEH A LOS RECABITAS.

Fue precisamente por la época de Jeremías y de Urías, durante los tres primeros años del gobierno de Joacim de Judá, que Dios enseñó a Israel, por Jeremías, una solemne lección mediante la obediencia de los recabitas. Este es un acontecimiento muy solemne en la historia de los gitanos, pues a diferencia de ocasiones anteriores en que aparecen ciertas maldiciones, como la de Noé a Kanaán, y la de Josué a los gabaonitas, en esta ocasión aparece una Gran Bendición, una Promesa Divina a los recabitas. Pienso que esta es una grandísima bendición, solamente superada para ellos mismos también, por la Bendición de Abraham hecha extensiva a los gentiles por medio de Jesucristo: Perdón de los pecados y vida eterna por medio de la fe en Jesús Cristo.


Entre los descendientes del gran patriarca gitano Recab bn-Rimón, hubo uno, aquel de nombre Jonadab bn-Recab, que llegó a ser uno de los principales líderes gitanos. Fué este quien acompañó en su propio carro a Jehú bn-Nimsi de Israel en su juicio contra la casa de Acab y de Jezabel y los falsos profetas de Baal. Fué este mismo también quien conjuró a su descendencia a no beber vino jamás, ni ellos ni sus hijos, ni edificar casa, ni sembrar sementera, ni plantar viña, ni retenerla, sino morar en tiendas todos sus dias, con el fin de vivir muchos dias sobre la faz de la tierra donde anduviesen. De éste nos habla el profeta Jeremías con Baruk en su libro coleccionado con los Nebiim postreros (Jer.35:6-10).

Descendiente fiel de Jonadab bn-Recab fue el patriarca gitano recabita llamado Habasinías, el cual mantuvo las tradiciones de su antepasado. Habasinías tuvo también un hijo fiel que conservó las tradiciones recabitas y se llamó Jeremías Habasinita, al que no debemos confundir con el profeta de Anatot. Jeremías Habasinita fue sucedido en el liderazgo de su clan recabita por su hijo Jaazanías. Cuando el rey Nabucodonosor de Babilonia subió a la tierra de Israel para someterla, como los recabitas moraban en tiendas en los alrededores, entonces Jaazanías dirigió a su clan gitano recabita para esconderse en la ciudad de Jerusalem y protegerse.

Fue en ese tiempo entonces que Dios le habló al profeta Jeremías para que convidara a Jaazanías y a los recabitas que estaban en Jerusalem, para que se reunieran en el aposento que los hijos de Hanán tenían en el el Templo cerca del de los príncipes, el cual estaba junto al del guarda del Templo llamado Maasías bn-Salum. Este Hanán era hijo de un varón de Dios amigo del profeta Jeremías, y se llamaba Igdalías. Estando, pues, allí el profeta con los recabitas de Jaazanías, probó a estos convidándolos a beber vino; pero Jaazanías y los suyos se negaron rotundamente, aludiendo a la prohibición y a las tradiciones que ellos habían recibido de su antepasado Jonadab bn-Recab, las cuales ellos conservaban y guardaban fielmente. Fue entonces cuando Dios prometió La Gran Bendición a los recabitas por boca del profeta Jeremías, amonestando al mismo tiempo a Israel por su infidelidad. Dijo Dios por boca de Jeremías:


"Así ha dicho Yahveh TSabaoth, Dios de Israel: Vé y di a los varones de Judá y a los moradores de Jerusalem: ¿No aprenderéis a obedecer mis palabras? dice Yahveh. Fue firme la palabra de Jonadab bn-Recab, el cual mandó a sus hijos que no bebiesen vino, y no lo han bebido hasta hoy, por obedecer al mandamiento de su padre; y Yo os he hablado a vosotros desde temprano y sin cesar, y no me habéis oído. Y envié a vosotros todos mis siervos los profetas, desde temprano y sin cesar, para deciros: Volveos ahora cada uno de vuestro mal camino, y enmendad vuestras obras, y no vayáis tras dioses ajenos para servirles, y viviréis en la tierra que di a vosotros y a vuestros padres; mas no inclinasteis vuestro oído, ni me oísteis. Ciertamente los hijos de Jonadab bn-Recab tuvieron por firme el mandamiento que les dio su padre; pero este pueblo no me ha obedecido." (Jer.35:13-16).

Entonces en seguida pronunció Dios la Gran Bendición para los recabitas, la cual citamos a continuación, como para enmarcar, en su idioma original hebreo por boca del profeta Jeremías:

- "Vlbyt hRkbym amr Yrmyhu kh-amr YHWH TSBAOT ELOHY Ysrel yhn eshr shmhtm ol-mtsrt Yhondb abykm vtshmru et-kl-mtsotyv vthsu kkl eshr-tsuh etkm: lkn kh amr YHWH TSBAOT ELOHY Ysrel le-ykrt eish lYondb bn-Rkb hmd lfny kl-hymym:".

Lo cual en el griego de la LXX dice en Ieremias 42:18,19:

- "dià toûto ohútos e’ipen Kúrios ’Epeidè hékousan uhioì Ionadab uhioû Rexab tèn ’entolèn toû patròs a’utôn poieîn katóti ’eneteílato a’utoîs ho patèr a’utôn, o’u mè ’eklípe ’anèr tôn uhiôn Ionadab uhioû Rexab paresteòs katà prósopón mou pásas tàs heméras tês gês."

- Lo cual en castellano significa:

"Y dijo Jeremías a la familia de los recabitas: Así ha dicho Yahveh TSabaot, Dios de Israel: por cuanto obedecisteis al mandamiento de Jonadab vuestro padre, y guardasteis todos sus mandamientos, e hicisteis conforme a todas las cosas que os mandó; por tanto, así ha dicho Yahveh TSabaot, Dios de Israel: NO FALTARA DE JONADAB BN-REKAB UN VARON QUE ESTÉ EN MI PRESENCIA TODOS LOS DIAS." (Jer.35:18,19)[42:18,19enLXX].

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres